lunes, 22 de diciembre de 2008

Con un año más y tan frescos

Así se han levantado mis ojitos esta mañana. Tras un fin de semana de locos (cenas frikis, almuerzos fraternales y cumpleaños feliz) parece que este año nuevo no pesa tanto como pensaba, ¿o será que me lo acaban de cargar a la espalda y aún no me he percatado del peso real? Sea lo que sea, esta mañana me he levantado silbando, he desayunado con Marta Echevarría, he cantado en la ducha para gran sufrimiento de mis vecinos y mientras me lavaba los dienticos y me cepillaba el pelo no he buscado arrugas ni manchas nuevas en mi piel. A eso le llamo yo un buen despertar. Y contra todo pronóstico aún no se me ha jodido la mañana. Llegué a Santa Cruz y sólo tuve que dar dos vueltas pa aparcar (señal de que Doraemon también amaneció contento) y aunque una mirada sutil a la cuenta corriente me hizo acojonarme ¡¡ Diox, número rojos!!!, la sonrisa volvió a aflorar cuando pensé "Tengo salud, mi familia tiene salud y si Doraemon quiere el miércoles estaremos un año más todos juntos celebrándolo" qué más se puede pedir.


¿A que va a ser que el espíritu navideño me abdujo mientras dormía?

2 comentarios:

Irreductible dijo...

Feliz Navidad y feliz cumpleaños, felices reyes... me parece que te lo has organizao para que te llenen de regalos en este mes... jajaja

Un besico

Tooenchumbao dijo...

Anda que tú no eh? Minivacaciones, ahora Navidad, Reyes y luego tu cumple, si es que el que sabe, sabe.
Muchos besos y felices de todas esas cosas a tí también.