viernes, 26 de septiembre de 2008

Pringadeitor de la Doraemonsfera

De rodillas con la espada en mano, por el poder que me otorga el gran Diox Doraemon, me nombro Pringadeitor de honor de la doraemonsfera! Así, por la cara.





Y es que desde que se me ocurrió prestarle mi figurita del gato galáctico a una amiga que tenía una oposición mi vida no ha vuelto a ser la misma. Llego tarde a todos sitios porque un día si y otro también hay cola por donde quiera que voy y lo que es peor, buscando atajos también encuentro colas con lo que finalmente tardo más que por la ruta habitual. Además McQueen nunca encuentra sitio pa aparcar, siempre se lo quita uno que va delante, el pobre anda desesperado. Y encima la fea del BMW tampoco es que ayudara mucho a levantarle la moral.

Por favor gran Diox, vuelve a mí!!! usease, "niña feliz" devuélveme a mi Doraemon!!!


Pero esto no es lo peor que me ha pasado esta semana, sin duda la mayor pringadera fue la del miércoles por la noche. Tras meses siguiendo el rodaje de Plutón B.R.B. Nero, la insistencia a mis amigos pa que no se perdieran el estreno, la preparación para el evento (palomitas, cervecita fresca) tras 5 minutos de serie se cae la antena de mi edificio y me quedo sin tele.

En un primer momento la verdad que lo único que me pasaba por la cabeza era una frase escrita con letras rojas en una pantalla de publicidad que decía ¡No puede ser, esto es una broma! cambié de canal y no se veía nada, apagué y encendí la tele y naa, desconecté y conecté la antena y naa... Llamé por teléfono a los Traka a ver si en su casa se veía y su respuesta tras partirse el culo de mí fue que se veía perfectamente, que lo viera por internet ¡No tengo internet!!!! con lo que conseguí que se partieran más el culo.
Estuve buscando la cámara oculta un rato, esto no podía ser otra cosa que una quedada, no se puede ser una persona tan pringada y haber llegado a los 30 casi sin cicatrices.
Así que como última opción llamé a mi madre, no pa que me solucionara el problema, era obvio que a 130 km de distancia poco podía hacer, pero si pa quejarme, quejarme mucho. Así que con una perrera que me llevaba el diablo, dando vueltas en el salón de mi casa le conté lo que me pasaba una y otra vez mientras ella sólo atinaba a decir ¿y que te puedo hacer yo alma de diox? ¡Escucharme mamá! hasta que se me pase el cabreo que si no no me hubieras parido, que aquí stamos pa lo weno y pa las pejigueras también. Finalmente mi madre me colgó tras 15 minutos de quejas repetidas una y otra vez y allí quedé, sin tele, sin radio, sin nadie a quien ladrar...

En fin, pasé la noche como buenamente pude gracias a "la voluntad del dios errante" que tenía a medio leer.


Esta noche por fin espero recuperar el gato galáctico, bueno, no espero mentira, TENGO que recuperar como sea al gato galáctico, así que me acercaré a Tacoronte en su busca y ya de camino me quedo a ver Taburiente, Pedro Izquierdo y Manolo Vieira.

4 comentarios:

Sophie dijo...

Lo suyo es serio, señor Turnedo, tan tan tan serio que yo, lectora en las sombras que seguía su blog sin comentar me he visto obligada a salir del anonimato para expresarle mis condolencias por su pringadez y desearle una pronta recuperación del Doraemon ése xD
Ánimo,que seguro que su pringadez termina pronto :)

Sun-T dijo...

Que chungoooooooooooooooooooooooooooooooooooooo
Lo tuyo es de recibo

mariapahn dijo...

A mi me dicen mis amigos Doraemon...si, lo reconozco, es muy acertado; no soy azul ni un gato cósmico pero mi cabeza es redonda y tengo la nariz roja...jajajaja algún día colgaré una foto y lo comprobarás... besos

Tooenchumbao dijo...

Bueno, ya he recuperado mi doraemon y la cosa ha mejorado considerablemente. Gracias a los 3 por los ánimos y por los comentarios por supuesto
Saludos