domingo, 6 de abril de 2008

Sucesos “paraanormales”

Sí señor!. Hoy he tenido una experiencia “paraanormal”, me han atacado unas caretas de cerámica…¿?¿¿?¿?¿?¿?¿?¿?¿¿¿¿???¿?¿?¿¿¿ …. Yo me pregunto lo mismo.

Imagino que muchos de ustedes tienen algún familiar con un gusto exquisito para la decoración. En mi caso es mi madre, no digo que su gusto sea pésimo, no me malinterpreten, digo que para algunas cosas…pos tiene el sentido del gusto distorsionado.

Verán, puestos a desmenuzar aquí los tipos de personas, que no personajes, hay 2 tipos claros de gustos para la decoración (corríjame el decorador si me equivoco):

1. El minimalista, dentro del cual podemos encontrar:

a) El minimalista práctico, cuya filosofía dice así “cuanto menos tengo, menos tengo que limpiar”.

b) El minimalista (a secas), al que simplemente le gusta decorar con poca cosa, sin motivos higiénicos de fondo.

2. El ¿maximalista?, dentro del cual podemos encontrar entre otros:

a) Síndrome de Diógenes

b) Coleccionistas varios y hasta de varias cosas.

c) Al que le gusta de verdad tener la casa llena de cachivaches inservibles.

d) Etc.

Pues bien, yo soy más del grupo 1.a, mientras que mi madre pertenece al grupo 2.c. Esto quieran o no lleva a discusión. Bueno, ya me estoy enrollando otra vez, a lo que iba…

Mi madre tiene en lo que ella llama “el cuarto de la máquina” (que hasta hace unos años era mi cuarto y que ella se apropió sin consultarme cuando me fui a estudiar fuera), unas caretas de cerámica “preciosas” adornando la pared. Esta mañana eran 13 (hasta el número acompaña), ahora sólo 11. No se como ocurrió ni por qué, sólo se que tenía mi culo aposentado en el sillón que hay justo debajo de esa pared y de repente me cayeron encima, primero una y mientras intentaba averiguar que me había golpeado la cabeza, la otra.

En un primer momento fui lo valiente que era de esperar en alguien medianamente racional, pero esta vez (sólo por un rato), ganó la irracionalidad, así que me vestí y me fui a la calle a buscar a mi mamá.

En negro los clavitos abandonados por las caretas asesinas, en amarillo las parejas (típico de 2.c)


Una de las asesinas ¿a que acojona? la otra aún no la he localizado, que mieditooooo

Y esta noche duermo con ellas así que ¡deséenme suerte!

2 comentarios:

Patri dijo...

buenísima tú narración! Y como fue??? la noche digo?

Tooenchumbao dijo...

Bueno, más trankila de lo que esperaba. A pesar de levantarme y encontrarme la careta perdida entre las sábanas, durante la noche no noté ningún roce extraño. Si uno no me conociera pensaría que mi físico no ha sido mancillado por el más allá. Los que me conocen mejor sabrán que en esa cama pudo haber pasado cualquier cosa y yo no haberme enterado. En fin, si hubo algo ya se acabó, ella quedó en su rinconcito de toda la vida colgada y yo a unos 100 Km de distancia aprovechando lo de "ojos que no ven, corazón que no siente", sólo diox sabe que pasará cuando nos volvamos a encontrar...
Saludos