miércoles, 8 de abril de 2009

Un PEO en el coche

Durante los largos paseos en coche de la niñez, esos que se hacían eternos para los cuerpecitos hiperactivos de los infantes, a nuestros padres no les quedaba más remedio que crear un entorno interactivo donde participaban hasta las ingenuas moscas que se colaban por las ventanillas. Los padres de hoy no tienen estos problemas, tienen muchos recursos a su alcance para entretener a los peques, tales como videoconsolas, dvd's portátiles y un largo etc de cacharrería que evita levanten la vista o simplemente dejen escapar su voz.
Nosotros cantábamos, jugábamos a las adivinanzas, contábamos coches, etc. pero el único juego que yo sigo manteniendo en las largas paradas en cola o simplemente cuando me acuerdo, es el de reducir matrículas a un único número. Ese juego me encanta, y aún cuando tengo oportunidad se lo planteo a papá con la esperanza de ganarle alguna vez. Creo que es imposible y que las veces que le gané en mi niñez fueron regaladas, aunque no pierdo la esperanza.
En fin, el juego consiste en sumar todos los números y luego sumar las 2 cifras finales (5473=10=1), es tan simple que me encanta.

Es este jueguito el que muchas veces me hace plantearme algunas cosas. La última fue si realmente sería capaz de acordarme de una matrícula en caso de cualquier imprevisto que lo exigiera. La respuesta no se hizo de rogar. Iba yo caminando por una calle estrecha de Santa Cruz y pasó un fulano a velocidad lo suficientemente indecente como para no controlar su vehículo al 100% y como resultado de la estupidez del conductor el peugeot de paquete que había en la esquina quedó rozado de lado a lado. El fulano ni se inmutó, siguió como si nada. Me fijé en la matrícula para dejarle un papelito al del peugeot y en lo que saqué la libreta ya se me había olvidado de la mitad. Y es que hay que ver lo difícil que es aprenderte la combinación de los 4 números y además la de las 3 letras.
El del peugeot escapó porque otros 2 señores que pasaban por la calle también memorizaron algo y entre los 3 la sacamos, sin embargo yo me pregunto si en algún momento me encontrara en una situación en que fuera crítico memorizar una matrícula, yo sería capaz.

Cuando sacaron el nuevo sistema de matriculación decidieron además de eliminar la Ñ y la O por confundirse con la N y el 0, eliminar las vocales para evitar combinaciones malsonantes. Sin embargo creo yo que sería más sencillo acordarse de PEO que de PFX en un caso extremo. Además a quién con algo de sentido del humor no le gustaría tener la posibilidad de que le tocara un peo en el coche...


3 comentarios:

Mapoto dijo...

Y no me extraña que no le ganes...

5473=10

Ya. Igual y te dejaste un paso sin apuntar. Si es que nos olvidamos de la dosis cerveceril y perdemos el tino coño.

Por cierto, a mí me molaría TETA.

Tooenchumbao dijo...

Ejemmm me salté uno u dos jejeje habrá que rectificar...

5+4+7+3= 19 = 1+9 = 10 = 1+0 = 1

En fin, creo que así está mucho mejor no? Le pondré remedio a lo de la cervecita desde que salga de currar, que ya tengo la mente espesa de la abstinencia.

Y por cierto Mapoto, a ti te tocaría GAY

goloviarte dijo...

aquiestatublog cumple año y medio,por eso te doy las gracias por participar con tu blog en mi modesta aventura,
ademas ahora se pueden comprar mis cuadros en http://goloviarte.blogspot.com
espero que no te moleste esta información,gracias